OTAs y desintermediación

Siete pecados con los que regalamos nuestras reservas a Booking.com

Published by:

El título es pura teoría (o no), puedes sustituir Booking por la mayor parte de los intermediarios con los que trabajas, aunque Booking suele ser quién mejor estrategia aplica en lo que aquí explicaremos.

PARA PODER PECAR HAY QUE CREER: si no tienes una web y un motor de reservas para vender tus habitaciones, entonces no puedes pecar.

CONSEJO: ¿Hace falta decirlo? Hazte una web decente y con un excelente motor de reservas.

Ninguna web hotelera es perfecta, yo mismo miro las webs de nuestros alojamientos y veo muchas, muchísimas cosas por mejorar (no es falsa modestia, lo digo sinceramente). Ahora bien, por ahí corre cada desastre…

Sin una web es imposible que nos equivoquemos en nuestra venta directa porque habremos renunciado directamente al control de nuestra venta y distribución. Le habremos regalado nuestro hotel a Booking.com.

No hacemos ciencia-ficción: busca alojamientos en Booking.com en cualquier ciudad (especialmente los más pequeños) y comprueba por ti mismo como se han atado una soga al cuello al no tener su propia página web, ni que sea una web-catálogo sin sistema de reservas. Esto me recuerda a algunos restaurantes que consideran su perfil en Facebook su página web. Sin comentarios….

Si tienes un web o quieres tenerla aquí están los siete pecados con los que regalamos nuestras reservas a Booking.com. Continue reading

Redes Sociales

¡No te resistas al cambio! Las redes sociales están aquí para quedarse

Published by:

“Stay Hungry, Stay Foolish”
Steve Jobs

Como veremos en un próximo post que ya tenemos muy adelantado sobre hacia donde va Internet, en sus orígenes (1990-2005) la comunicación en la red era unidireccional, de emisor a receptor y al revés. La web del hotel era un catálogo y si lo hacíamos bien o mal el cliente lo compartiría con sus amigos y familiares, nada más.  El boca a boca de toda la vida…

Ahora si la habitación no tiene lo que se prometía o si se es descortés con el cliente, este lo puede compartir en las redes sociales (en tiempo real, además) con el resto de potenciales clientes, los conozca o no. Todo el mercado está escuchando a nuestros clientes.Con la llegada del 2.0 la red se convierte en multidireccional: los usuarios participan en la creación de contenido incluso sin disponer de página web propia. El contenido se crea, se comparte, se comenta… En este contexto nacen las redes sociales. Ahora si la habitación no tiene lo que se prometía o si se es descortés con el cliente, este lo puede compartir (en tiempo real, además) con el resto de potenciales clientes, los conozca o no. Todo el mercado está escuchando a nuestros clientes.

¡Atención! Esto no convierte al cliente en el rey ni implica que el cliente siempre tenga la razón, pero nuestra relación con nuestros clientes se ha hecho pública. El mercado nos observa.

Para muchos empresarios es lógico al inicio resistirse a este cambio de paradigma, pero es que no hacer nada no es una solución. La gente no dejará de hablar de nosotros porque nosotros no lo hagamos con ellos. La relación empresa-cliente se ha hecho horizontal, ni el cliente ni la empresa son los reyes ya de nada. Continue reading